De la mujer en el siglo XXI

Estamos a tiempo de que el XXI sea el siglo de la equidad entre mujeres y hombres. Pero debemos apresurarnos: pese a los avances sociales, jurídicos y culturales en favor de la igualdad de oportunidades, aún queda un largo camino por recorrer. Shami Chakrabarti traza aquí un retrato severo pero alentador de la situación de la mujer en el mundo de hoy. Son ocho los ejes de este volumen, cargado de cifras que permiten aquilatar los problemas y los logros, y de anécdotas vividas por una de las voces más destacadas de la vida pública británica: la autora se ocupa de los sesgos en contra de las niñas aún nonatas, de la insuficiente participación política de las féminas —tanto en órganos de representación como en cargos ejecutivos—, de la economía —la brecha salarial, las condiciones en contra de ellas por lo que respecta a riqueza, propiedad, herencia—, de la salud —desde el derecho a decidir sobre el propio cuerpo hasta los prejuicios discriminatorios en torno a la menstruación y la menopausia—, del hogar —no sólo ese cálido paraíso al que aspiramos sino también la vivienda digna como un derecho humano—, de la educación —con todo su potencial para alcanzar la equidad de género—, de la inseguridad y de la fe. Atendamos ya el llamamiento de Chakrabarti a cambiar la situación de la mujer en el siglo XXI.

Haz clic aquí para ver el índice. Y acá para leer un fragmento.

Traducción de Clara Stern Rodríguez
ISBN 978-607-98059-9-9
240 pp., $280

Este libro le resultará atractivo a quienes francamente ya leyeron suficiente sobre los aspectos políticos de la depilación o el significado más profundo de Beyoncé, y que se preocupan de que el feminismo occidental esté en riesgo de aniquilarse a sí mismo, pero que saben que la batalla está lejos de haberse ganado.
     Gaby Hinsliff, The Guardian

Chakrabarti se considera a sí misma una optimista: el suyo termina siendo un libro esperanzador. En medio de una letanía de injusticias, ella encuentra soluciones duras, prácticas, como la acción afirmativa temporal o el boicot contra los fabricantes de juguetes. Si al menos la mitad de su ideas se aplicaran, la equidad de género estaría a nuestro alcance.
     New Internationalist