Necesidad de música

Melómano tanto o más que hombre de letras, George Steiner ha escrito a lo largo de medio siglo una gran variedad de textos sobre compositores, géneros musicales y algunas piezas en particular, siempre con una sensibilidad que le permite ir más allá del fenómeno sonoro. Nunca antes reunidos en un volumen, estos artículos, reseñas, notas de programa y conferencias —e incluso un original ensayo a tres voces que puede escenificarse ante un público— son un testimonio de su devoción por el arte al que accedemos por el oído pero que involucra al cuerpo entero, las emociones, la mente. La experiencia de escuchar grabaciones y no a los artistas en vivo, las dolorosas cartas de Beethoven, la ambigua vida de Shostakóvich, el estrellato de Liszt, la excentricidad y la finura de Gould, la puesta en escena de algunas óperas insólitas, la ambición de Schönberg y los mitos griegos asociados a la composición son algunos de los temas que le permiten al autor urdir sus armoniosas disquisiciones sobre música y política, literatura, psicología, historia… Decía Steiner ya en 1974: “En mi vida privada, en mi vida personal, cada vez tengo mayor necesidad de música”; qué mejor modo de haber enfrentado esa necesidad que escribiendo las piezas que aquí ofrecemos al lector.

Haz clic aquí para ver el índice. Y acá  para leer un fragmento.

Ofrecemos aquí una selección en Spotify de las principales obras citadas en Necesidad de música.

Selección, traducción y prólogo de Rafael Vargas Escalante
Diseño de portada de León Muñoz Santini y Andrea Flores García
ISBN 978-607-98059-6-8
280 pp., $295

Mi incapacidad para cantar o tocar un instrumento me resulta humillante. Pero la música consigue “sacarme de mí mismo” o, más exactamente, me ofrece una compañía mejor que la propia […] Escuchar música en compañía del ser amado es alcanzar una condición privada, casi autista, y al mismo tiempo extrañamente unida a otro.
     George Steiner, Errata. El examen de una vida

Steiner pertenece a ese honroso linaje de escritores que tienen la música como centro indiscutible de una reflexión acerca del hombre y sus circunstancias. Para él, esta disciplina artística configura una suerte de “geografía sonora” que tiende puentes y crea vasos comunicantes entre tiempos y territorios distintos.
      Mario Lavista, El Colegio Nacional