Una república fundada en creencias

Nuevos acercamientos al análisis económico del derecho

Las leyes no son más que un poco de tinta sobre papel. Y sin embargo logran influir en el comportamiento de la gente: lo que las instituciones y los ciudadanos crean que pasará si cumplen o violan una ley es el cimiento mismo de las repúblicas contemporáneas, a pesar de lo cual aún no está claro por qué algunos ordenamientos jurídicos son eficaces y otros son letra muerta. Kaushik Basu plantea en este libro un novedoso acercamiento al análisis económico del derecho, en el que echa mano de la economía conductual y de esa versátil disciplina matemática que es la teoría de juegos para comprender mejor el funcionamiento de los castigos y las recompensas, de las normas sociales, de la política y la corrupción. Optimista y muy propositivo, el ex economista en jefe del Banco Mundial señala las debilidades teóricas y prácticas de los actuales sistemas jurídicos y aplica el concepto de “punto focal” en ejemplos prácticos —la puntualidad, el trabajo infantil, la función de un líder carismático—, gracias a lo cual pueden plantearse políticas públicas que de verdad tomen en cuenta a las personas de carne y hueso, ésas que habitan las repúblicas fundadas tan sólo en creencias.

Haz clic aquí para ver el índice. Y acá para leer un fragmento.

Traducción de Aridela Trejo
ISBN 978-607-98059-8-2
272 pp., $280

Éste es un libro fascinante e importante. Enfocado en lo que ocurre en la mente de las personas, Basu hace un planteamiento nuevo y ambicioso de por qué obedecemos las leyes. Es un aporte mayor tanto para quienes se ocupan de la teoría como de la práctica jurídica.
Cass Sunstein, Universidad de Harvard

Éste es el sello distintivo de Kaushik Basu: un economista que siempre cuestiona los supuestos fundamentales de su disciplina, una persona con un conocimiento extraordinario de la vida real y con opiniones claras sobre cómo mejorarla. Mientras leía este libro, sentí que Basu me hablaba directamente a mí, con su entonación, su mirada penetrante y sobre todo su emoción y su amor por el ser humano.
Ariel Rubinstein, Universidad de Tel Aviv