La trayectoria póstuma de Emiliano Zapata

Mito y memoria en el México del siglo XX

Emiliano Zapata comenzó una nueva existencia luego de ser asesinado el 10 de abril de 1919 en la hacienda de Chinameca. Aunque muchos han puesto en duda que la traición de que fue objeto de verdad le costó la vida —se dice que envió un doble al patíbulo, que huyó a Arabia, que vaga cual fantasma por las serranías morelenses—, lo que es un hecho es que tras la muerte del máximo líder agrario de la Revolución se gestó en México y más allá de sus fronteras un mito con ramificaciones políticas, sociales, artísticas y culturales. Al recorrer la trayectoria póstuma de Zapata, Samuel Brunk revela aquí los mecanismos discursivos y ceremoniales con los que el Estado ha querido apropiarse de la imagen de Zapata y nos lleva a escuchar los corridos sobre la vida y la muerte de Emiliano, a mirar con estupor las interpretaciones de Marlon Brando y Alejandro Fernández en la pantalla grande, a hojear la prensa y los libros de texto de primaria, a contemplar los murales de Diego Rivera y la pintura de Alberto Gironella, a hurgar en las biografías —tanto las denigratorias como las hagiográficas—, a viajar a Chiapas y a Estados Unidos, para entender cómo, a lo largo del siglo XX mexicano, se gestó el culto a un héroe que comparte rasgos con Jesucristo, Quetzalcóatl y otras deidades mesoamericanas. Tras leer estas páginas queda claro que, a su manera, Zapata aún está vivo.

Haz clic aquí para ver el índice. Y acá para leer un fragmento.

Traducción de Mario Zamudio Vega y Víctor Altamirano
Diseño de portada de León Muñoz Santini y Andrea Flores García
ISBN 978-607-98369-5-5
392 pp., $360

Brunk encuentra en la ubicua presencia de Zapata una oportunidad para recorrer la historia social y política de México en el siglo XX y así ofrecer algunas revelaciones sobre asuntos muy complejos como la hegemonía y la identidad nacional mexicana.
     Alexander Dawson, Universidad Estatal de Nueva York

Una fascinante serie de viñetas que revelan las múltiples formas en que la imagen de Zapata fue venerada y violentada durante el siglo pasado. Brunk entreteje los más pequeños detalles y las estampas más grandes del legado de Zapata de una manera minuciosa y por momentos cautivadora.
     Paul J. Vanderwood, autor de Los rurales mexicanos