Predecir lo impredecible

¿Puede la ciencia pronosticar los sismos?

No, la ciencia no puede pronosticar un terremoto en particular. La sismología —esa ciencia híbrida en la que confluyen la física, la geología, el análisis de riesgos— ha buscado explicar cómo se desatan los movimientos en la corteza terrestre para, entre otros objetivos, saber cuándo y dónde ocurrirán esas sacudidas, pero hasta hoy no existe un método confiable para predecir temblores. Susan E. Hough presenta en esta obra los principales intentos de científicos en diversas partes del mundo —de Italia a China, de Perú a Alaska— por anticiparse a los terremotos que podrían poner en peligro la vida de las personas. Sismóloga ella misma, la autora explora los mitos sobre la predicción de temblores —del comportamiento atípico de los animales a la aparición de luces misteriosas en el cielo, del cambio en los niveles del agua subterránea a la emanación de ciertos gases— y las teorías que se han desarrollado para crear sistemas de alerta temprana para prevenir catástrofes. Con California como principal escenario, pues es un laboratorio natural para el estudio de los sismos, este libro muestra asimismo los debates respecto de la responsabilidad de los expertos para comunicar a la población los riesgos, inminentes o de largo plazo, y para incidir en las políticas públicas. Así que, si bien hoy no puede predecir los sismos, la ciencia tiene mucho que decirnos para convivir con ellos.

Haz clic aquí para ver el índice. Y acá para leer un fragmento.

Traducción de Víctor Altamirano
Diseño de portada de León Muñoz Santini y Andrea Flores García
ISBN 978-607-98611-7-9
264 pp., 16.5 × 23 cm, $310

Este libro nos recuerda que muchos científicos respetables y numerosos chiflados han intentado predecir temblores… y han fallado. Predecir lo impredecible nos dice qué se ha probado y abandonado, y por qué. Hitos en la predicción de terremotos son diseccionados gracias a la diligente investigación de Hough.
     Roger bilham, Nature

El libro de Hough no resulta para nada frustrante, pues ofrece una mirada esclarecedora, justa y perspicaz, de cómo la sismología ha actuado en una zona donde convergen un problema extremadamente difícil y las legítimas demandas de la población.
     Cosma Shalizi, American Scientist